Descripción del proyecto

Estamos en épocas navideñas y aquí, si no hay polvorones y turrones, ¡no es Navidad! El año pasado comencé a hacer mis propios polvorones y turrones veganos, principalmente porque quería evitar el plástico y el papel en los que vienen envueltos los típicos dulces navideños y  así evitar residuos innecesarios, pero también para controlar los ingredientes y saber lo que comemos, porque estar están muy buenos pero de sanos no tienen nada, y aunque esta receta tampoco es para pegarnos el atracón del año, por lo menos “más sanos que los comerciales son”, son muy fáciles de hacer ¡y además están buenísimos!

Ingredientes (10 polvorones)

250 gr de harina de trigo
50 gr de almendra cruda pelada
90 gr de panela
110 ml de aceite de oliva
1/2 cucharadita (tamaño postre) de canela
Semillas de sésamo (ajonjolí)
Ralladura de 1/2 limón (opcional)

Preparación

En una sartén tostamos la harina a fuego medio durante unos minutos y sin dejar de remover hasta que coja un tono ligeramente tostado. Tamizamos la harina, ya que se forman bolitas mientras se tuesta, y dejamos enfriar. Por otro lado, en otra sartén, tostamos las almendras crudas peladas, solo hasta que comiencen a coger color. Estos dos pasos son los que le darán el sabor característico del polvorón. Trituramos las almendras hasta que quede como una harina o con algunos trocitos pequeños. Moler solo lo justo, antes de que la almendra comience a soltar aceite. También se puede comprar la harina de almendras directamente y tostarla ligeramente en una sartén aunque quizás es más difícil encontrar este ingrediente a granel y además es mucho más cara que comprar la almendra entera. Por otro lado, trituramos la panela, para que quede como el azúcar glass.

En un bol mezclamos bien todos los ingredientes secos, harina de trigo, harina de almendras, panela, canela y ralladura de limón si quieres. Si te gusta mucho la canela, puedes añadir más cantidad porque la cantidad que doy solo le da un toque. Añadimos el aceite de oliva y amasamos hasta integrar bien todos los ingredientes. Se quedará una textura un tanto arenosa pero es una masa fácil de trabajar.

Podemos estirar la masa y dar forma con un corta-pastas o ir cogiendo porciones y darles forma con las manos, que es como yo hago. A mí me resulta mucho más cómodo hacerlo con las manos. Vamos poniendo los polvorones en una bandeja de horno, encima de una esterilla de silicona reutilizable o papel de horno y ponemos por encima semillas de sésamo (ajonjolí).

Horneamos a 180 grados con la posición del horno arriba, abajo y ventilador, entre 12 y 15 minutos. Si no tienes ventilador, puedes poner arriba y abajo aunque puede necesitar unos minutos más. A partir del minuto 10 hay que vigilar para que no se quemen porque si nos pasamos de horno, los polvorones quedarán amargos. Una vez retirados del horno hay que dejarlos enfriar completamente porque cuando están calientes son demasiado frágiles.

Variaciones

Puedes sustituir la panela por otro tipo de endulzante que te guste más, azúcar de coco, azúcar moreno o azúcar blanca. Solo asegúrate en estos casos de triturarla hasta que quede como el azúcar glass. También se pueden utilizar siropes pero en este caso no he probado y no sabría decirte las cantidades, es cuestión de ir probando.

Utilizando como base esta receta, podemos ir variando los sabores.

Polvorones de limón

Añade a la masa la ralladura de medio limón y una cucharada de zumo de limón para darle un sabor aún más intenso.

Polvorones de chocolate

Añade a la masa entre una y dos cucharadas de chocolate puro en polvo.

Polvorones de anís

Añade a la masa una cucharada de anís dulce (líquido). También puedes añadir un poco de anís en grano.

Otras variedades

  • Derretir chocolate negro al baño maría y con una cuchara cubrir los polvorones ya fríos. Dejar enfriar a temperatura ambiente. También se puede hacer con chocolate blanco.
  • Poner ralladura de naranja o limón por encima de la cobertura de chocolate.
  • Espolvorear azúcar glass por encima (yo lo hago con panela molida).

Estas son las que yo he hecho y están todas buenísimas, pero podemos hacer todas las versiones que queramos, hasta donde nos lleve la imaginación. ¡Seguro que sorprenderás a tus invitados!

Además, es una buena opción para regalar. El otro día escribí un post en Instagram en el que daba como opción de regalo para estas navidades, unas galletas caseras. Es el mejor regalo (material) que puedes hacer, ¡comida! un regalo que nunca falla y a todos encanta, y si es casero mucho mejor. Y estos polvorones, son otra opción de regalo, bueno, bonito, barato y lleno de amor. Yo por lo menos, ¡jamás rechazaría un regalo así!

Si te animas a hacer tus propios polvorones ¡cuéntame qué te han parecido!

Si quieres que llegue a más personas, puedes compartir en: