El verano es una de las épocas del año donde más basura se genera. Salimos más, comemos más fuera de casa, hacemos más turismo… Muchas oportunidades para que te cuelen un sin fin de desechables inútiles, entre otras muchas cosas a tener en cuenta.

Este verano he vuelto de vacaciones a mi tierra, Tenerife y te cuento lo que hemos conseguido y lo que no. Y después de la experiencia, 11 tips que tendré presentes para tener unas vacaciones más sostenibles en el futuro.

Nuestro viaje

Lo primero que teníamos claro era que queríamos ir lo más ligero posible. Así que nos propusimos llevar la ropa de los 4 que somos, para un mes, en una maleta grande y una de mano. Para conseguirlo, hicimos una lista de lo que realmente necesitábamos, y nada más.
Doblando la ropa según el método konmari (del que pronto os hablaré porque nos está salvando la vida), ¡pudimos conseguir nuestro objetivo!

Viajamos en el medio de transporte más contaminante, el avión (después del cohete claro).

Mientras estábamos allí, pensé… “Qué bonito sería hacer turismo en bicicleta, o hacer viajes largos en tren…” Peeero… creo que la última vez que cogimos una bicicleta fue hace más de 20 años y en Tenerife no hay trenes. Además estábamos en medio de la nada, concretamente a 2 horas en guagua (autobús) del centro. Así que optamos por el coche, teniendo en cuenta que allí éramos cinco, contando a mi mami.

Alquilamos un apartamento donde teníamos cocina, lavadora, nevera, bonitas vistas, buenos vecinos y piscina con agua de mar (algo importante para nosotros, porque llenar millones de piscinas en el mundo con agua potable NO es sostenible).

Llevamos nuestros diferentes kits ‘zero waste’. Para las compras, para llevar siempre en el bolso, para la higiene personal…

Kit zero waste para las compras

Kit para llevar en el bolso

Kit de higiene

Gracias a estos kits pudimos evitar las bolsas de plástico y muchos empaques innecesarios. Además llevé algunas nueces de lavado para la ropa. Pesan y ocupan ¡nada!
Encontramos varios rincones donde vendían algunas cositas a granel, como legumbres, arroces, frutos secos, fruta deshidratada… y todos los sábados íbamos al mercado de agricultores.

Evidentemente no pudimos evitar comprar varias cosas envasadas (¡más de las que salen en la foto!). Además uno de los errores que cometimos fue no informarnos de las opciones que teníamos en el lugar de vacaciones y cuando llegamos nos encontramos con que sólo había una frutería y un mini super en el pueblo.

E de decir que al principio, cuando llegué, volvieron a mi algunos miedos y vergüenzas del principio. Volver a empezar (respecto a comprar sin plástico) me hizo temblar un poco. Pero no duró, y ha sido una experiencia maravillosa. Todo el mundo estaba encantadísimo de que llevara mis recipientes, nadie me puso pegas, a nadie le pareció extraño y nadie insistió en colarme una bolsa.

Otro chasco que nos llevamos fue con el agua embotellada. Llevé mi filtro que se instala en el grifo, pero olvidé una pieza y no la encontré en ferreterías de allí ¡ainssss qué rabia!
Donde estábamos el agua contenía muchísima cal, y a pesar de que hay camiones cisterna de agua potable donde puedes rellenar tus garrafas, no pude dedicar tiempo a buscar una garrafa reutilizable y no iba a rellenar garrafas del super sabiendo lo peligroso que es. Así que me tocó tragarme mi orgullo y comprar garrafas de 8 litros. Eso sí, rellenábamos nuestras botellas reutilizables para evitar comprar botellas pequeñas.
También nos colaron 4 pajitas ¡cómo no! a pesar de insistir en que no nos las pusieran, pero… ¡No pasa nada!… Esta era la frase de todos los camareros, aaaww jajaja

Por otro lado, no hemos dedicado ni un segundo a comprar ‘cosas’. Hemos empleado todo el tiempo, principalmente, en disfrutar. Podemos decir que el ‘Modo Turismo’ estaba en OFF. Hemos descansado (todo lo que se puede teniendo niños pequeños), hemos disfrutado como nunca de momentos tan simples como mirar el mar, la montaña, un atardecer… Y lo mejor, hemos disfrutado de nosotros, de mi mami, de toda mi preciosa familia que vive allí, de vernos sonreír y de sentir que no necesitábamos nada más. Y esto es uno de los grandes regalos que me ha dado este nuevo estilo de vida, la capacidad de disfrutar de una vida sencilla con mucho agradecimiento. A esto lo llamo yo, Vida.

Vistas desde el Apartamento

Vistas desde el apartamento

Piscinas naturales de Alcalá

Piscinas naturales de Alcalá

Atardecer en Puerto Colón

Atardecer en Puerto Colón

Y hablando de disfrutar… ¡Primera quedada ‘zero waste’ en Tenerife!

No quiero dejar de contarte lo bonito que fue este día. Junto con Sandra de Sayonara Vintage organizamos una quedada zero waste en Tenerife, el 19 de Julio.
Nadie se conocía, sin embargo, desde el primer momento hubo una conexión brutal entre todas y es que no hay nada mejor que conocer gente afín a tus valores y con un objetivo común. Todo fluye de otra manera… Compartimos experiencias de nuestro día a día intentando generar menos basura, ideas, vivencias, hablamos de nosotras, de lo que hacemos…

Entre las personas que asistieron estaba Irene de Zireja. Fotógrafa, artista, activista medioambiental… A través de la fotografía, el cuerpo y la basura, nos enseña el problema de residuos al que nos enfrentamos. Os animo a visitar su trabajo porque es espectacular.

También Sandra de Sayonara Vintage con quien organizamos la quedada. Tiene una tienda online comprometida con el medio ambiente que promueve la vida slow y el consumo responsable. Su tienda es de ropa vintage, y moda orgánica y es… sencillamente preciosa y original.

También me gustaría hablarte del lugar tan especial en el que nos reunimos, La Pajarita. Sus tartas veganas, sin azúcar y ecológicas son…. Ufff ¡tenéis que probarlo! Son tan espectaculares y dulces… al igual que María, su dueña. Hace muchos esfuerzos por reducir los residuos en la cafetería y estoy segura que cada vez avanzará más, aunque no lo tenga fácil. Y te adelanto que Nonoa y yo nos hemos ofrecido a ayudarla ¡Ya os contaré más próximamente! 😉

Una experiencia preciosa con personas preciosas, aunque no los haya nombrados a todos. Todos y cada uno, hacen grandes esfuerzos por reducir su impacto medio ambiental y se los agradezco infinitamente, por lo que hacen, por haber participado en la quedada y por haber compartido sus bonitas experiencias.

Los 11 tips que ahora tendría en cuenta para unas vacaciones más sostenibles

  1. Planifica tu viaje. Qué tipo de vacaciones quieres, dónde te vas a alojar, qué lugares vas a visitar, dónde comprar… Esto te ayudará a optimizar el tiempo y a estar más tranquilo/a.
  2. En tu maleta, lleva sólo lo justo y necesario. Olvídate de los ‘por si acaso’. (Tal como nos proponía Raquel de EcoinTransit en su post pre-vacacional).
  3. Utiliza medios de transporte menos contaminantes siempre que te sea posible. Bicicleta, tren, piernas…
  4. Evita los hoteles que no sean sostenibles. Derroche de toallas, de productos empaquetados como jabones, cepillos, maquinillas… de bolsas de basura, de comida desperdiciada en buffets libres… Apuesta por camping, apartamentos, albergues o casas rurales.
  5. Lleva siempre contigo tus kit’s zero waste de reutilizables. Ir de vacaciones no debe ser sinónimo de generar basura.
  6. Asegúrate de que donde vas, el agua es potable. Y si no, lleva tu propio filtro, como por ejemplo los de carbón activado de binchotan que ocupan y pesan muy poco.
  7. Evita hacer compras innecesarias. Ropa, recuerdos… cosas que no necesitas o que acabarán en un cajón sin utilidad.
  8. Compra a granel todo lo que puedas y aprovecha los mercados locales, porque además de evitar generar basura, es ahí donde podrás realmente disfrutar de los sabores de la tierra donde estás.
  9. Lleva contigo siempre estas frases:
    – Sin pajita, por favor.
    – No me de bolsa, traigo la mía.
    – Sírvamelo aquí, gracias.
  10. Si decides hacer turismo, incluye lugares donde puedas estar en contacto con la naturaleza y recargar pilas.
  11. Relájate y disfruta de todo, sin excepción. ** Y este es el más importante de todos.

A Nonoa le ha pasado como a mí con las pajitas, aunque ella a sabido darle utilidad jaja, peeeero… sigue de vacaciones y no se ha dejado ver. Eso sí, desde que vuelva, te cuento por las redes la nueva función que les ha encontrado 😉

Si quieres que llegue a más personas, puedes compartir en: