Nuestra Vida Sin Plástico, siguiendo el movimiento Zero Waste

Desde hace un tiempo en casa seguimos el movimiento zero waste (residuo cero). Este movimiento consiste en generar cada vez menos basura evitando todos los envases, empaques y utensilios desechables, apostando por productos reutilizables de calidad y lo más respetuosos posible con el medio ambiente.

En esta sección te muestro los cambios que vamos haciendo, alternativas a los útiles de usar y tirar, kit’s que me ayudan a evitar el plástico y otros desechables, y también te enseño las compras que vamos haciendo en mercados y a granel con mis propias bolsas de tela y sin generar basura. Todo con el fin de mostrar que otra manera de consumir es posible y que no es fácil, pero tampoco es difícil y mucho menos imposible.

Dale al (+) si quieres saber un poquito más de la foto

Compra a granel mensual para cuatro, en la que pudimos ahorrar unos 30 empaques de plástico innecesarios. Si multiplicamos, hablamos de unos 360 empaques de plástico al año, que se dice pronto… Y no sólo evitamos empaques, también compramos más sano, ecológico, local y apoyamos al pequeño productor.

También es importante enseñar las vergüenzas, no todo van a ser flores jajaja. Estos son los plásticos más habituales que entran en casa. Galletas, salchichas de tofu y nachos pocas veces al mes, pero los yogures sí que compramos bastantes para los niños. Todos los que hemos encontrado en vidrio no les han gustado y la idea de hacerlos yo de momento no me la planteo porque a mis hijos no les gustan los yogures naturales endulzados con frutas, mermeladas, ni siquiera azúcar. Sólo los típicos que vienen ya de sabores.

No son los únicos plásticos, pero sí los más comunes. Por ejemplo también compro papel higiénico (que viene envuelto en plástico) pero como yo uso ducheta, compramos una vez cada 4 o 5 meses. Y también las tapas de plástico de algunos botes o botellas de vidrio.

No son cosas prescindibles evidentemente, pero son cosas que de momento no nos planteamos cambiar… Excepto las galletas que estoy empezando a hacerlas yo pero de momento seguirá cayendo algún paquete al mes.

Estas bolsas de silicona me parecen una gran alternativa a las bolsas de plástico desechable de congelación. Las aprovecho para congelar croquetas, espinacas, falafel y todo lo que se me ocurra. No son prescindibles porque también se puede congelar en tuppers pero son muy prácticas, muy duraderas, resistentes y no se pega nada.

Este cepillo de bambú, además de ser compostable, excepto las cerdas que son de nylon, dura muchísimo más que uno de plástico convencional. Además esta marca viene en cartón y dentro una bolsita de papel. A nosotros nos encanta, es muy agradable al tacto y tiene una dureza media. Y a los niños también les va genial. A más a más, hacemos kit completo con la pasta de dientes casera.

Como las tiendas a granel no me quedan muy cerca, siempre hago la compra una vez para todo el mes, así ahorro tiempo y dinero. Voy bien preparada con mis propias bolsas, tuppers, botes y wraps, de esta manera evito cualquier tipo de empaque. ¡Me encanta esta parte de llevar una vida libre de plásticos y desechables! Aquí te dejo algunas ideas para comprar sin residuos.

Cuando comenzamos a reducir el plástico iba sólo yo a hacer la compra pero ahora, muchísimas veces va él. Ya nos conocen y se siente muy cómodo comprando en los mercados en los que es tan fácil comprar sin plástico y sin ningún tipo de basura. Además, parte de esta compra está hecha en el mercado de agricultores. Ecológico, km0 y comercio justo.

Por experiencia, como mejor se conservan las compras a granel (cereales, legumbres, etc) es en vidrio. Algunos botes los hemos comprado porque necesitábamos con ‘boca ancha’ y otros botes son reutilizados de compras que hemos hecho anteriormente. Realmente queda precioso en vidrio aunque e de decir que el proceso de pasar de bolsa de tela a bote de vidrio me da una pereza enorrrrme.

Esta lámina fue un gran descubrimiento porque sustituye al papel de horno y nos permite ahorrar muchísima basura. En nuestro caso está más que amortizada porque utilizamos mucho el horno.

Las compresas de tela son una maravilla y fue mi última adquisición. Delicadas, suaves, sostenibles, nada que ver con las desechables. Personalmente la opción de la copa menstrual no me la planteo pero también es una alternativa que permite ahorrar muchísimo dinero y residuos.

¡Las maquinillas de toda la vida! Había leído que era un poco peligrosa porque te cortabas fácilmente y eso hacía que a mi marido no le convenciera el cambio, pero como la conseguimos a buen precio decidimos probar ¡y de cortes nada! Igual que las desechables en ese sentido y encima reutilizable. El único residuo que genera son las hojas (cuchillas) que hay que ir cambiando.

Aquí estarían más o menos todas las bolsas y recipientes que uso en mi día a día para hacer las compras tanto en el mercado como a granel. Siempre lo tengo todo dentro del carro, así no pierdo tiempo buscando las bolsas y recipientes cada vez que voy a comprar, aunque e de decir que cada vez estoy usando más los tarros de vidrio. Siento que se ve más puro y limpio y curiosamente en el mercado les gusta muchísimo más servirme en mis recipientes de vidrio que en los de plástico que con el tiempo van dando la sensación de estar viejos y sucios (por muy limpios que estén).

Le estoy cogiendo el gusto a llevar cada vez más botes de vidrio porque cuando llego a casa sólo tengo que guardar y ya está. Además he pesado y escrito en cada bote la tara, así ahorro muchísimo tiempo en la tienda. Como el peso es mucho mayor, simplemente lo llevo todo en el carro de la compra ¡super cómodo!

Este kit es el que utilizo para llevar en el bolso. De esta manera evito desechables inútiles cuando tomamos algo fuera. Pajitas de acero, vasos de acero para helados, granizados, zumos…, servilleta de tela, cubiertos, wrap, bolsa de rejilla que no pesa para comprar en lugares donde no te hacen la tara, caja bento para llevarme la comida sobrante si como en algún lugar, así evito el desperdicio de alimentos.

Este kit es el que me llevé a las vacaciones para evitar comprar botellas de champús, geles, maquinillas desechables, etc. Además me llevé mis nueces de lavado para lavar la ropa fácilmente.

En el artículo de Vacaciones sin plástico, expectativa vs realidad te enseñé este kit que me llevé de viaje para no generar basura innecesaria durante las vacaciones. ¡Me ha sido muy útil!

Esto es lo que hay en mi baño sin plástico, minimalista y zero waste. Llegar a esto nos ha llevado un año. Te cuento más aquí

Un ser humano, desde que nace, empieza a generar una cantidad brutal de basura. Esto es lo que usamos nosotros, para que la huella de nuestros hijos en  este mundo, sea también lo más ‘verde’ posible.

Esto es lo que nuestro hijo más mayor utiliza para el cole (combinándolo según el día). También para ir de pic-nic o excursiones.
Con la llegada del buen tiempo apetece comer fuera y este es mi kit zero waste para disfrutar de un pic nic sin basura.

Otra compra mensual a granel, además de fruta y verdura para pasar la semana. En la tienda a granel me descuentan el peso de las bolsas y recipientes y en la frutería me lo van pesando todo y después lo meten en mis bolsas. Comprar en los sitios de siempre y en tiendas locales hace muchísimo más sencillo que podamos comprar de manera más sostenible, sin plástico y sin residuos.

Estas bolsas me las ha hecho mi madre a partir de restos de tela sobrante de unas cortinas y de otras bolsas que no se podían utilizar como tal. ¡Me encantan! a mi no se me da muy bien coser pero mi madre lo hace de maravilla y todas estas bolsas las aprovecharé en mi día a día para mis compras sin plástico y sin empaques. Con los retales se nos ocurrió hacer estas pequeñas fundas para los cepillos de dientes, cubiertos y pajitas de acero. También una servilleta. 

En las fiestas navideñas el consumismo se dispara y en general se pierde un poco el norte en estas fechas. El compromiso y la falta de discernimiento hace que se compren cosas inútiles e innecesarias. Intentando mantener un poco la cordura, hacemos lo posible por regalar experiencias y regalos de segunda mano. Además este año hemos los hemos empaquetado con papel de periódico y un diseño divertido ¡éxito rotundo!

¡Y lo mejor de todo es que no hemos tenido que pisar ningún centro comercial en toda la época navideña!

Hacernos nuestras propias salsas y comidas evita que compremos envases innecesarios y además sabemos lo que comemos. El todo es organizarse. Normalmente hago salsa de tomate una vez para todo el mes, las divido y las congelo.

Comprar champú y jabón en pastilla nos permite evitar muchísimas botellas plásticas. Además, suelen ser más naturales y durar mucho más. Estoy super encantada con este champú y jabón después de haber probado tantos con no muy buenos resultados. En este post te hablo con detalle de ellos.

(Video Tutorial) Así hacemos las bolsas de papel para evitar tirar los restos orgánicos y basura general en bolsas de plástico.

Tan sólo necesitas un fular y ya no tendremos excusa para aceptar bolsas de plástico jeje… Me enrollé un poco (bastante) en el vídeo pero es que tenía que presentarme 😀

ÚLTIMOS POST EN EL BLOG

¡Suscríbete a Ecoblog Nonoa! y recibe notificaciones de las nuevas entradas. También podrás acceder al directorio de tiendas online sin plástico
Directorio de tiendas online de productos sostenibles que NO utilizan plástico en el embalaje de envío

(sólo para suscriptores)

Últimas Recetas

Síguenos en Facebook

Nuestra Vida Sin Plástico en Instagram

Últimos Tweets

Acerca de mí

Me llamo Yurena. Cada día amo más este mundo y en mi día a día hago lo posible para llevar una vida más sostenible y respetuosa con mi entorno ¿Me acompañas? Aquí te hablo un poquito más sobre mí, y sobre Nonoa claro.

Formamos parte de Ecosfera Club

Si quieres que llegue a más personas, puedes compartir en: