Reducir nuestros residuos – Una necesidad urgente

“Nuestra basura” se ha convertido en  uno de los principales motivos del temido cambio climático y reducirla debería estar entre nuestras máximas prioridades para revertir la situación medioambiental a la que nos enfrentamos actualmente. 

Para que haya un cambio social, primero debemos saber cómo hemos llegado a este punto tan crítico. Concienciarnos de nuestro consumo y también de los residuos que generamos. En qué afecta ello al planeta, a la naturaleza y al futuro de la humanidad. ¿Quieres hacerte una idea? te dejo algunos datos…

Llegamos a este mundo desnudos, pero nada más nacer, comenzamos a consumir recursos de nuestro planeta y generar residuos. Supongamos que vivirás una media de 75 años. A lo largo de tu vida habrás consumido un aproximado de:

  • Entre 30~40 toneladas de comida.
  • 70 toneladas de petróleo destinados sólo a la  energía doméstica (sin contar transporte y demás).
  • Casi 4 millones de litros de agua.
  • Habrás contribuido significativamente a la muerte de miles de especies terrestres y marinas y a la extinción de cientos de ellos.
  • Habrás adquirido todo tipo de bienes materiales.
  • Contaminado lo inimaginable.
  • Y generado una media de 50 toneladas de basura.

Y cuando te mueras, tu basura seguirá en la tierra durante varios siglos más, intentando degradarse. Incluso puede ser que parte de tu basura jamás desaparezca. El planeta intentará reponerse a tu consumo durante tus 75 años de vida,  y quizás ni lo consiga… La pregunta es… después de ver cuántos recursos le ha costado al planeta mantenerte, ¿qué aportarás tú para compensarlo?

¿Sorprendente verdad? Ahora sólo falta que multipliques estas cifras por las casi 7.500 millones de personas que vivimos en la Tierra.

De hecho mientras escribo estas líneas me encuentro con este dato que sólo muestra las emisiones de CO2 emitidas en lo que va de año.

33.475.455.879  Emisiones de CO2 este año

Una de las cosas que más me impactó cuando decidí cambiar mi modo de vida, fue darme cuenta de cómo actuamos en nuestro día a día frente a lo que consumimos. Por ejemplo, lo acostumbrados que estamos a vivir entre plásticos y productos envasados en materiales tóxicos y/ o de un sólo uso… Mecánicamente embolsamos todo en plástico. Una bolsa para 2 plátanos, 1 bolsa para 1 manzana, 1 bolsa para 3 tomates y 1 bolsa grande para meter todas las bolsas.

Perdón por el atrevimiento pero creo que nos hemos convertido en “una civilización de usar y tirar”. Consumimos sin pensar y actuamos por inercia, como robots programados para este fin. Pero todo tiene un precio y en este caso, lo pagamos todos.

Aun así, no todo está perdido! Nos sumamos a la causa y os dejamos algunas ideas para reducir nuestra basura. 

1. Reduce

Quizás este es uno de los puntos más importantes. Consumir de manera responsable y consciente, sin dejarnos seducir por la publicidad, los colores y las formas de los empaques.

Reducir la utilización de agua y energía y comprar sólo lo que necesitamos y cosas que duren el mayor tiempo posible es la mejor opción.

2. Utiliza bolsas de tela

Nosotros utilizamos bolsas de tela para todo. Para comprar el pan, fruta, verdura, cereales… prácticamente todo.

3. Compra a granel si tienes posibilidad

Esto para mí ha sido uno de los mayores descubrimientos. No sólo te ahorrarás (a ti y al planeta) toda la basura que generan los productos envasados, si no que además comerás muchísimo más sano. Si no tienes posibilidad de comprar a granel, intenta comprar productos que vengan envasados en vidrio o papel. Los botes de vidrio podrás reutilizarlos y el papel puedes reutilizarlo para notas o reciclarlo. Lo mejor es buscar un material alternativo que tarde poco tiempo en degradarse o en su defecto, que sea 100% reciclable.

4. Para el aseo personal utiliza jabón y champú sólido en pastilla

Los jabones sólidos naturales son 100% biodegradables, por lo que no contaminarán ni el agua ni tu cuerpo. Además de ahorrarnos las botellas de plástico en las que vienen estos productos.

5. Haz tus propios detergentes para la limpieza del hogar y de la ropa

Mucha gente utiliza bicarbonato y vinagre, una magnífica solución. En mi casa además, utilizamos nueces de lavado. Una vez más nos ahorramos los envases y utilizamos detergentes 100% biodegradables.

6. Di ADIÓS al agua embotellada y utiliza un filtro de agua

Junto con las bolsas de plástico, las botellas de plástico son uno de los mayores problemas para el planeta, por su toxicidad, por el tiempo que tarda en degradarse y por los graves problemas de salud que ocasionan a nuestro organismo. Nosotros utilizamos un filtro de carbón activado que convierte el sabor horrible de nuestra agua del grifo, en agua de manantial.

7. Compra/vende ropa de segunda mano

La industria textil es una de las industrias más contaminantes. ¿Porqué no comprar ropa de segunda mano? nosotros lo estamos haciendo desde hace poco y estamos encantados. Sobretodo con la ropa de nuestros hijos. Si tienes hijos, sabes que la ropa se les queda pequeña muy pronto y además queda como nueva, por lo que la alternativa de comprar o vender ropa de segunda mano es genial. También existe la moda sostenible de la que hablaremos próximamente.

8. Repara

Por ejemplo, tanto en electrónica como en electrodomésticos, hemos dejado de reparar simplemente porque comprar algo nuevo sale más barato que repararlo, con lo que eso supone para el planeta. Puedes hacerte varias preguntas ¿Se puede reparar? Si la respuesta es no ¿Se puede comprar de segunda mano?

9. Hazlo tu mismo (DIY)

Si puedes hacer algo tu mismo, ¿porqué comprarlo? juguetes, ropa, manteles… Hay miles de productos hechos para hacernos la vida más fácil (y también para dejarnos los bolsillos vacíos). Nosotros en casa hacemos muchos de los juguetes de nuestros hijos con material reciclado. No sólo reciclas, también enseñas importantes valores.

10. Recicla

Si crees que todavía no puedes llevar a la práctica ninguno de estos puntos (que seguro que si), puedes empezar por reciclar. Recicla tu basura. Sepárala y tira cada una a su contenedor específico. Pero es importante que poco a poco vayas dando un paso hacia delante para reducir tu huella, ya que reciclar es mejor que nada, pero no es suficiente.

Esto es sólo un pequeño resumen de hábitos que podemos ir cambiando. Date un paseo por el blog. Encontrarás alternativas a los envasados de un sólo uso y te cuento lo que utilizamos en casa para reducir al mínimo nuestra basura. 

 Y cómo la cosa se ha puesto muy seria, ahí va un toque de humor con Nonoa…

Jeje…! Si nos devolviesen la basura cada mes, ¡seguro que rápidamente buscaríamos alternativas!

Y vosotros, ¿cómo hacéis para reducir vuestros residuos?

Aquí puedes ver cómo hacemos la compra sin plástico y sin envases desechables (parte 1 y parte 2)

 

Si quieres que llegue a más personas, puedes compartir en: