Desde que comencé a reducir el plástico desechable en mi vida, una de las cosas que más me ha costado encontrar es un champú sólido que me funcione, pero antes de empezar mi búsqueda, ni siquiera sabía que existían champús en pastilla. Así es, estaba totalmente perdida y ni siquiera sabía cómo buscarlos ni dónde encontrarlos, por lo que he dedicado muchísimo tiempo a buscar un buen champú. Qué curioso, ¡porque ahora veo por todas partes!

El principal motivo era claro, no quería champú envasado en botella de plástico, pero después fui encontrando más motivos, y esos eran los ingredientes de los champús comerciales. En este vídeo de “La historia de los cosméticos” puedes saber un poco más del tema.

Fase Experimentación

He probado varios champús sólidos y jabones de diferentes marcas, pero sinceramente, a pesar de las buenas opiniones que he encontrado de cada uno de ellos, a mí personalmente ninguno me ha ido bien. Pelo apelmazado, caspa, picores en el cuero cabelludo, descamación, incluso salpullidos. ¡Un horror! Había oído hablar maravillas de los champús sólidos en general, sin embargo, cada champú nuevo que estrenaba me iba peor que el anterior.

Es verdad que cuando dejamos de usar champú comercial y empezamos a utilizar champú sólido natural, nuestro cabello necesita un tiempo de adaptación para poder eliminar los tóxicos acumulados por los champús anteriores, y esto es importante tenerlo en cuenta porque puede ser que al principio no obtengas los resultados que esperas. Uno de los efectos más comunes suele ser el pelo apelmazado y sin brillo, entre otros. Esto suele durar más o menos (depende de cada uno) 2 semanas, aunque también puede pasar que desde el primer día te vaya perfecto. Pero mi pelo ya no estaba pasando por ningún proceso de adaptación puesto que llevo usando champús sólidos desde hace 9 meses. Simplemente, no encontraba el mío.

Jabones y Champús sólidos de Mu’ Tú

Ya estaba un poco desesperada por conseguir un buen champú, y buscando por Instagram encontré a Mu’ Tú. Sinceramente, sólo verlos ya me los quería hasta comer. Me parecieron tan preciosos… y el packaging no era menos. Bonita presentación en papel y cartón, y lo más importante, ¡Sin plástico!

Ester es la mujer que está detrás de estos maravillosos jabones. Cuando encuentro algo hecho con tanto esfuerzo y amor, siento curiosidad por la historia que hay detrás y esto es lo que Ester me contó sobre cómo empezó todo…

Un día mientras estaba en el baño miraba el rincón de los productos y me dije ¿pero de verdad todo esto es necesario? Me removió tanto por dentro que pensé ¡tengo que deshacerme de tanto bote! Empecé a investigar sobre productos sólidos para el cabello, jabones para el cuerpo y me imaginé en otro mundo, de vuelta al pasado, donde se te caiga la pastilla de ducha y tengas que luchar para conseguirla de nuevo, convirtiéndose en un baño de risas. Poco a poco mi vida también se ha ido metiendo en movimientos activistas, tanto ecologistas, como feministas y comunitarios. Por lo que encontrar cosas que no testen en animales, que te acerquen al productor/a de una forma llana y sincera, que respeten y vayan en armonía con el medio ambiente, que es nuestro verdadero hogar, rompe con toda la vorágine individualista y destructiva en la que viajamos. El conjunto de esto, las manualidades e investigación son algo de lo que no logro separarme. Incluso cuando mi tiempo escasea. Empecé aprendiendo a formular en la droguería más antigua de Málaga y luego el camino a investigar mis Mu’ Tú se fue abriendo sólo. El nombre ya estaba…. cada vez que mis amigas de Málaga ven algo muy ecológico, muy artesano, muy reciclado, muy reivindicativo, etc., me dicen “Eso es mu’ tú”.

Y a mí no me puede encantar más esta historia…

Sus jabones están hechos a base de ingredientes naturales, sin sulfatos, ni parábenos, ni siliconas, ni aceite de palma (aunque hay 2 jabones que pone que contiene aceite de palma, ya están modificados con nueva fórmula SIN). No están testados en animales, ni contienen ingredientes de origen animal. Son aptos para veganos a excepción del champú lila que contiene miel. Además los hace mediante el proceso en frío como a la antigua usanza y sencillamente ¡son maravillosos!

Además añado que Ester en su día a día hace esfuerzos por vivir una vida libre de plásticos siguiendo también el movimiento zero waste (donde el objetivo es generar cada vez menos basura).

Nuestra experiencia con el champú

Desde el primer día que lo probé me quedé asombrada. Nunca un champú antes me había dejado el pelo tan brillante, suelto y sedoso como este. En la primera aplicación desapareció la caspa y la irritación. ¡Me sentía como si hubiese encontrado un producto milagro! Te puede sonar exagerado, pero es que a lo largo de mi vida he probado todo tipo de champús comerciales y de peluquería, y con ninguno he tenido ni de lejos, los resultados que he tenido con los de mu’ tú.

Hace muchísima espuma y aunque no es para nada un indicio de que limpie más o menos, a mi la sensación de la espuma me encanta. Con sólo una pasada es más que suficiente por lo que el champú, a pesar de ser una pastilla pequeña, dura mucho tiempo. Ahora llevo usándolo un mes y todavía me queda más de la mitad. Además mi pelo es largo.

Realmente es una gozada cuando te lo aplicas en el pelo. La sensación de frescor es muy agradable y la espuma tiene un efecto relajante, como si de un masaje se tratase.

En este vídeo de unos segundo podéis ver cómo con una pasada (vale, 2 pasadas pero en partes diferentes ;)) va apareciendo cada vez más espuma. Sin ni siquiera presionar la pastilla, sólo pasando suavemente por el pelo.

En Mu’ Tú puedes encontrar 3 tipos de champús (para cabello seco, para cabello normal con tendencia a raíces grasas y para cabello graso). Yo he usado el de ‘Lila’ (para cabello graso) y el de ‘Sitriko’ (para cabello normal con raíces grasas). El olor y la textura de Lila es espectacular pero mis sentidos me llevan directa al Sitriko porque a parte de ser más suave, el aroma de los cítricos me enamora. El olor, tanto de los champús como de los jabones, es intenso y a la misma vez muy agradable, pero no permanece ni en el pelo ni en el cuerpo, únicamente queda un suave aroma (por lo menos en el mío), y personalmente esto lo agradezco muchísimo porque no me gusta que me quede un olor fuerte en el cuerpo ni en el pelo por muy natural que sea (lo sé, soy rara). De hecho, ni siquiera uso perfumes. Lo que más me gusta es que con el paso de los días mi pelo no coge mal olor, algo que con los champús comerciales me tenía un poco amargada porque parecía que tenía una esponja que iba absorbiendo los olores de todos los lugares por donde pasaba.

Otro punto es ¡que mi pelo ha dejado de caerse! y siempre he perdido pelo a mechones (no, no exagero).

Respecto a la grasa del pelo, aquí he de decir que no he tenido un cambio abismal pero si ha habido un cambio. El pelo siempre he tenido que lavármelo cada día porque ni siquiera me duraba un día entero, apenas medio día. Con este champú a veces me dura un día y medio, y máximo 2 días, que ya es un récord en mi vida y agradezco infinitamente. Pero en mi caso, creo realmente que es por un tema de genética y alimentación (que estoy modificando actualmente y seguramente hará que mejore la salud de mi pelo también). Curiosamente, en este punto, a pesar de que el champú Lila está destinado a cabellos grasos, encuentro mejores resultados con los de Sitriko que son para cabello normal con tendencia a raíces grasas.

Como le conté a mi madre lo maravillada que estaba, no pudo resistirse y probó de los que yo tenía. ¡No puede estar más contenta! Por primera vez en… (mejor no digo su edad), así que digamos que por primera vez en su vida ha encontrado un champú perfecto para su tipo de pelo. Ella usa el de ‘Sitriko’ y además de dejárselo limpio, suave y brillante, también le ha regulado la grasa desde el primer día. Antes se lo lavaba cada 2 días y ahora, después de 4 días sin lavárselo, su pelo sigue estando igual que recién lavado, por lo que no puede estar más feliz. Además ella siempre ha utilizado acondicionador y con este champú no necesita. ¡Y yo tampoco!

Nuestra experiencia con el jabón de ducha

Si los champús dan ganas de comérselos, estos cuesta aún más resistirse…

Simplemente me encantan… Quizás a nivel de jabones para el cuerpo no estaba tan preocupada ya que cualquier jabón de los que he usado “pensaba” que me iba bien pero los de Mu’ Tú son especialmente agradables al tacto, dejan la piel limpia e hidratada, tanto a nosotros como a los peques y realmente es un placer cuando los usas. He probado el de ‘jabovena’ (avena), ‘espiraloe’ (aloe vera) y una muestra que me envió Ester de ‘rosamarino’ (romero). Me encantan los 3, pero si tengo que elegir uno, elijo el de espiraloe. Lo uso tanto para la cara como para el cuerpo, y deja la piel muy suave, hidratada y equilibrada. Aunque el rosamarino me ha sorprendido mucho la textura exfoliante que tiene que hace que no necesites ni esponja.

Yo sólo he probado estos tres, pero en mu’ tú puedes encontrar ¡hasta 12 variedades de jabón de ducha diferentes! Es muy difícil elegir entre tanta obra de arte, pero seguro que cada uno encuentra el perfecto para su tipo de piel. Además ¡también tiene barras hidratantes! que tampoco sabía ni que existían…

Conclusión: No puedo estar más agradecida… Haber encontrado a una persona tan maravillosa como Ester, con tanto arte, pasión y amor por lo que hace, me hace sentir lo maravilloso que es poner a disposición del mundo nuestras cualidades como seres humanos.

Personalmente, cada vez que compro algo hecho a mano por alguien a quien le apasiona su trabajo y que además puedo conocer la dedicación y el esfuerzo que hay detrás de cada cosa que hacen, me hace disfrutarlo y valorarlo muchísimo más. Es como si cada vez que lo utilizo, siento una parte de ese amor que ha puesto en él.

Y es por eso, como alguna vez he dicho ya, que en este blog, siempre habrá un hueco para todas esas personas emprendedoras que con su trabajo y su amor, aportan su montaña de arena (aunque les parezca un grano), a un mundo mejor.

Definitivamente #yotambiénsoymutú

Mu’ Tú está en Málaga ¡Hace entregas en bicicleta! (me encanta) por la zona de Ciudad Jardín y zona centro. Para el resto de España, aunque de momento no tiene tienda on line, puedes hacerle cualquier consulta o pedido a través de mensaje privado en su instagram o su facebook, donde podréis ver también todos los tipos de champús, jabones y barras hidratantes que tiene, además de sus ingredientes (en la galería fotográfica).

Instagram Mu’ Tú: https://www.instagram.com/mutumalaga/

Facebook Mu’ Tú: https://www.facebook.com/MuTuMalaga/

¡Y no dejéis de seguirla! para enteraros de todas las novedades y de las ferias en las que va participando y así poder ir a visitarla.

Si quieres que llegue a más personas, puedes compartir en: